Dentro de Major League Baseball (MLB) había numerosos problemas que eran bastante perceptibles para agentes externos. Era evidente que algunas organizaciones tomaron ventaja del sistema para evitar que los prospectos llegaran a la agencia libre pronto y que la especulación dentro del mercado era una estrategia común. Pero todos escondían las formas, hasta que los Seattle Mariners abrieron la caja de pandora.

Específicamente fue Kevin Mather, quien hasta el 22 de febrero trabajó como presidente y directivo ejecutivo de los Mariners. El exdirectivo confirmó lo que era un secreto a voces: dentro de la gerencia de Seattle no estaban interesados en competir.

Por eso, traspasaron a sus figuras durante los últimos años. Además, ese fue el motivo por el que no entablaron negociaciones con muchos peloteros disponibles, ni ascendieron a sus principales prospectos, porque la prioridad de la organización es ahorrar dinero, almacenar talento y no ganar juegos actualmente.

“No había ninguna posibilidad de que vieran a estos jóvenes en 2020”, explicó Mather durante un video que luego fue eliminado. “No íbamos a ponerlos en el róster de 40 e iniciar el reloj de tiempo de servicio. Hubo todo tipo de razones por las que, si tuviéramos un problema de lesiones o brotes de Covid-19, era más posible que vieran a mi barriga en el jardín izquierdo. Pero nunca a nuestros prospectos”.

Tales comentarios le costaron el puesto de trabajo a Kevin Mather. A pesar de que se disculpó, la presión social provocó su renuncia y una rectificación de los Mariners. No obstante, es evidente que el pensamiento de Mather lo comparten otros directivos en Seattle y el resto de las Grandes Ligas.

Un problema más allá de los Mariners

Lo que sucedió durante este momento en los Mariners, se repitió en otras organizaciones. Los Atlanta Braves esperaron un mes para promover a Ronald Acuña, lo mismo hicieron los Yankees con Gleyber Torres. Todas las organizaciones de MLB sacaron ventaja del sistema de los años de control para evitar que sus prospectos reciban aumentos salariales pronto.

Pero con la agencia libre sucedió lo mismo. Los Orioles, Pirates, Marlins y otras organizaciones no invirtieron dinero en jugadores porque no buscan competir en 2021, lo que perjudicará el espectáculo y restará oportunidades de trabajo para beisbolistas. Del mismo modo, buscan el máximo provecho para no gastar dinero durante las firmas.

“Todavía hay como 180 agentes libres que se mantienen sin firmar. Tarde o temprano, estos jugadores voltearán sus gorras y vendrán con gorra en mano pidiendo por un contrato”, dijo Mather, otra de sus polémicas declaraciones. “El agente de James Paxton nos dijo que iba a buscar un aumento para 2021. Empezamos a conversar recientemente y terminó aceptando menos que el año pasado”.

La Asociación de Jugadores de Béisbol de las Grandes Ligas (MLBPA) mostró su preocupación por la forma “cómo los peloteros son realmente vistos por la gerencia”. Además, calificaron de “ofensivo” la forma en la que se manifestó el gerente saliente.

Pero es un problema que va más allá de los Marineros u otros equipos de mercado pequeños. La balanza de poder en MLB y los jugadores está desbalanceada, lo que afectará considerablemente el atractivo del producto.

Para 2022 se vendrán negociaciones duras. MLB y el sindicato de pelotero tendrán que hablar sobre un nuevo acuerdo laboral, algo que luce poco probable si toma en consideración el pasado reciente de las conversaciones entre ambas partes.

“Los peloteros siguen comprometidos a enfrentar estos problemas en la mesa de negociaciones y otros lugares”, cerró el comunicado de MLBPA.

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera33

Foto: MLB

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *