El All-Star Game ha traído controversias desde su anuncio. Los insiders de la NBA confirmaron que el espectáculo a mitad de temporada no será una excepción en este accidentado año y tendrá lugar el 7 de marzo en Atlanta. Días atrás comenzaron las votaciones, sin saber si se terminaría dando o no, pero la liga con los jugadores habrían llegado a un acuerdo para su realización.

La primera lista de los más votados para el All-Star Game

En la lista preliminar de los fans, sobresale Kevin Durant como el más pedido para que vuelva a disputar este encuentro. Su regreso luego de año y medio sin pisar la duela ha generado un impacto notorio en la afición, gracias a su alto rendimiento.

El capitán de las tres ediciones anteriores, LeBron James, figura como el segundo con más apoyo. Su traslado de la conferencia Este a la Oeste no afectó en que siguiera siendo elegido para liderar un conjunto en el cambio de formato. Aunque parece que en esta ocasión se volverá a jugar East vs West. Será su décimo séptima aparición consecutiva en el Juego de las Estrellas.

Bradley Beal, máximo anotador de la campaña, se ubica comandando a los guardias del Este. Entre los que podría participar por primera vez están Jaylen Brown, Ja Morant, Zion Williamson y Zach LaVine. Si bien los votos populares sólo ayudan a escoger los quintetos titulares -los suplentes son responsabilidad de los entrenadores- estos jóvenes han hecho méritos de Estrellas.

También está el insólito caso de Klay Thompson, quien no está activo y está fuera de la campaña. De igual manera ha recibido 99.094 y es décimo entre los base-escoltas del Oeste. Por esas razones le han quitado poder a los votantes recientemente.

Las primeras declaraciones no emocionan

Con la noticia confirmada salieron declaraciones de protagonistas que se han visto poco entusiasmados al respecto, por no decir que algunos están totalmente en contra. Sin embargo, ESPN adelantó ciertas condiciones establecidas con Chris Paul, presidente del consejo de jugadores, a la cabeza.

El base sería, detrás de las cortinas, uno de los que abogó por el duelo. Parte de las ganancias irían para beneficiar a escuelas y universidades históricamente comprendidas por chicos afroamericanos, además de acciones que ayuden al cuidado con el COVID-19.

Sin mucha más información oficial de parte de la NBA, ciertos basquetbolistas no expresaron emoción en cuanto al fin de semana estelar. James declaró que tiene «Cero energía y cero interés» en celebrar dicho compromiso.

De´Aaron Fox fue menos sutil: «Seré brutalmente honesto. Creo que es estúpido. Si tenemos que usar máscaras y hacer todo esto para un partido de temporada regular, ¿Cuál es el punto de traer de vuelta el Juego de las Estrellas?». Sé que el dinero mueve al mundo, pero no estoy preocupado por eso, si estoy o no..

Cuando le preguntaron si jugaría, respondió que si no está herido y todo está bien, sí, estaría allí. De momento no se encuentra entre los más votados.

Estas mismas inquietudes surgieron con la burbuja en Orlando. Había mucho escepticismo sobre si era lo correcto, lo adecuado, y fue un éxito en todos los ámbitos. Ahora es una situación totalmente diferente por la agrupación de atletas, y los mejores en su deporte, de todo el país en una cancha. El tiempo dirá si los protocolos estrictos y la planificación de poco más de un mes funcionará para darle un show a los televidentes y enganchar más público el resto del curso.

Escrito por: Santiago Aceituno R / @SantiAce23

Foto: SBNation

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *