En esta última semana, entre el primer día de la semana once y el último día de la semana diecisiete de enero, al menos ocho trabajadores sanitarios murieron por COVID-19 en Venezuela. Se trata de seis médicos, una médica y una enfermera.

El lunes once de enero murió la pediatra retirada Haydee Vid de Soto. La especialista estuvo internada a lo largo de un mes en el Centro de salud Nuestra Señora de Coromoto, en la urbe de Maracaibo.

Sus allegados la recordaron como una mujer impecable, un enorme humano y profesora, que formó a un elevado número de médicos en el estado Zulia.

Ese mismo día murió la diplomada en enfermería Rosa Mireles, en Bolívar. Tenía cincuenta y cuatro años de edad.

Durante treinta años de servicio trabajó en el área de Nefrología y Sala de Parto en el Hospital Ruiz y Páez de Cuidad Bolívar. En ese centro asistencia estuvo recluida 3 días en la Unidad de Cuidados Intensivos.

El médico cirujano Vicente Rojo asimismo murió el once de enero en Barquisimeto, estado Lara. Recibía tratamiento en una clínica del municipio Iribarren.

“Luego de salir de la Unidad de Cuidados Intensivos pasó a hospitalización donde hizo una crisis hipertensiva y después hizo una hemorragia cerebral que es la causa directa de su fallecimiento”, notificó el presidente del Instituto de Médicos de la entidad, René Rivas.

Ese día asimismo se dio a conocer la muerte del médico traumatólogo y ortopedista Carlos Aponte del estado Falcón.

Según la información suministrada por la Organización no Gubernamental Médicos Unidos de Venezuela, el galeno ingresó al área de COVID-diecinueve del Hospital de Paraguaná el pasado siete de enero y a los poco días fue trasladado a la UCI de un centro privado donde murió.

Dos fallecidos en Táchira

El martes doce de enero murió en Táchira el médico ginecobstetra Ramón Villegas. Trabajaba en el Centro de salud Militar de San Cristóbal.

La Organización no Gubernamental Médicos Unidos de Venezuela afirmó que el especialista estuvo internado en el Centro de salud Doctor Patrocinio Peñuela Ruiz del Instituto de Seguros Sociales (Ivss).

En esa entidad asimismo murió el nosólogo Carlos Camargo el trece de enero, entonces de múltiples días de tratamiento por dificultades asociadas al COVID-diecinueve.

Camargo se resaltó como jefe del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf) durante más de dieciocho años en San Cristóbal.

Decesos el fin de semana

El sábado dieciseis de enero se reportó la muerte del ginecobstetra Policarpo Cañas y la ecografista Maglis Méndez.

Policarpo Cañas murió en Caracas. Trabajaba en el Centro de salud de La Chilla, estado Táchira, notificó la cronista de la Maryerlin Villanueva. En Twitter lo describieron como un “extraordinario médico”, que formó múltiples generaciones de profesionales.

Ese mismo día murió Maglis Méndez, notificó el jefe de la Dirección de Posgrado de la Capacitad de Medicina de la Universidad del Zulia (LUZ), Freddy Pachano.

El esposo de esta médica ecografista había fallecido en el mes de diciembre pasado asimismo tras contagiarse del virus SARS-CoV-dos. Vivían en la urbe de Maracaibo, estado Zulia.

Balance

Con estos 8 trabajadores sanitarios fallecidos, a lo largo del mes de enero se contabilizan los decesos de once médicos y una enfermera.

De pacto con el monitoreo que efectúa Efecto Cocuyo desde el mes pasado de marzo, cuando llegó la pandemia del coronavirus al país, al menos doscientos cincuenta y cuatro profesionales de la salud murieron por COVID-diecinueve.

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *