Cuando los San Diego Padres adquirieron a Mike Clevinger durante la temporada pasada, estaban convencidos de que sumarían un lanzador que los ayudaría a pelear por tres títulos de las Grandes Ligas. Lo que desconocían, es que la operación Tommy John se interpondría en sus planes.

El lanzador derecho sufrió una lesión en su codo derecho que solamente la temida intervención podía solucionar. Ahora, los Padres reducirán sus aspiraciones de tres títulos a uno con Clevinger en el montículo, siendo 2022 la oportunidad más cercana.

«Fuimos optimistas en varios momentos del proceso de rehabilitación, especialmente al principio del proceso cuando terminó la temporada”, dijo A.J Preller, gerente general de los Padres. “A medida que pasaron las últimas semanas y no estaba mejorando drásticamente, sintió que la operación Tommy John era la mejor ruta».

Ahora en San Diego tendrán que ingeniárselas para rearmar su pitcheo para 2021. Mike Clevinger estaba llamado a ser el as de la rotación, pero ahora no podrá participar en un encuentro por los próximos 14 meses. Por su parte, Dinelson Lamet, su otro talentoso abridor, podría ser sometido a una operación Tommy John también.

«Mientras que Clevinger, en las últimas dos semanas, nunca pudo superar ese problema, con Dinelson Lamet, es diferente», continuó Preller. “Parece que podrá comenzar su programa de lanzamiento el 1 de diciembre, lo cual es normal para él todos los años. Está en un buen lugar en este momento».

Al menos San Diego garantizó que Mike Clevinger los ayudará a ellos cuando esté sano. Extendieron su contrato por dos temporadas, en la que cobrará dos millones de dólares mientras se recupera de la operación Tommy John y 6.5 millones de dólares en 2022, cuando pueda volver al equipo.

Nueva York y Houston también sufren por la Tommy John

Curiosamente, cuando el año en curso todavía no pisó diciembre, otros equipos ven su planificación trancada por la operación Tommy John. Específicamente los Mets y los Astros, que deben armar sus rotaciones con lanzadores lastimados.

En Houston, la situación no es sencilla. Con equipo que podría perder a George Springer y Michael Brantley en la agencia libre, no tener a Justin Verlander es un golpe importante. El derecho se sometió a una operación Tommy John recientemente, por lo que está descartado para 2022.

Verlander, pese a sus 37 años de edad, es el líder indiscutible del pitcheo sideral. El experimentado serpentinero es de los principales motivos por el éxito de los Astros recientemente, por lo que no estar con el equipo obliga a la gerencia de los Astros a buscar reemplazos.

“Obviamente, estoy muy decepcionado, pero no dejaré que esto frene mis aspiraciones para mi carrera”, declaró Verlander en su cuenta de Twitter “Me acercaré a esta rehabilitación de la única forma que conozco, atacaré y no miraré atrás”.

En Nueva York, hay una situación similar. Noah Syndergaard se sometió a una operación Tommy John en marzo de 2020, sin embargo, el serpentinero apunta a volver es en junio de 2021, por lo que los Mets buscan opciones para la primera mitad de la temporada.

«Basado en la persistencia de sus síntomas, Noah se sometió a un examen físico y una resonancia magnética que reveló la rotura del ligamento”, decía durante ese momento el gerente general de los Mets, Brodie Van Wagenen. “Una segunda opinión del Dr. Neal ElAttrache confirmó el diagnóstico y la recomendación para la cirugía».

No tener a un serpentinero de la talla de Syndergaard no es una situación que agrade a ningún equipo. Buscan agentes libres disponibles, pero ninguno tiene un nivel parecido al que le quitó la operación Tommy John.

Escrito por: César Sequera Ramos |@CesarSequera33

Foto: Padres de San Diego

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *