Una odisea que nadie vio venir parece finalmente estar llegando a su fin, y es que el venezolano Eduardo Rodríguez aseguró sentirse mucho más saludable y listo para retomar su preparación habitual con miras a la temporada 2021 de las Grandes Ligas.

Rodríguez, quien se perdió toda la zafra pasada, desarrolló una afección en el corazón conocida como “miocarditis” después de haber sido diagnosticado con Covid-19 hace varios meses atrás . Por consecuencia, el zurdo de los Medias Rojas tuvo que olvidar sus aspiraciones laborales por 2020, para así enfocarse de lleno en su recuperación.

Eduardo Rodríguez comenzó el trabajo

Esta semana, el valenciano le comentó a MLB Network Radio que ha comenzado a manejar bicicleta y a lanzar, además de añadir que pronto retomará el levantamiento de pesas también, todo como parte de su preparación rumbo a la próxima campaña.

«Mi esposa también tuvo el virus. Ambos teníamos todos los síntomas y fue bastante difícil», señaló Rodríguez, quien describió el momento en el cual fue diagnosticado con la afección cardíaca. «Fui a Boston para el comienzo de la temporada y luego recibí un examen de resonancia magnética y me diagnosticaron miocarditis. Cuando me lo dijeron, fue duro, en especial porque me notificaron que no tendría chance de jugar este año».

Se esperaba que fuera el «as»

Luego de que David Price fuera cambiado durante la pasada temporada muerta y Chris Sale se sometiera a la cirugía Tommy John, E-Rod era señalado como el “as» de los patirrojos para esta pasada zafra, gracias a un sólido desempeño en el 2019 que lo llevó a rankear entre los mejores 10 brazos de la liga en victorias (19) y ponches (213). El siniestro registró una efectividad de 3.81 y terminó sexto en la votación para el premio Cy Young.

Recuperado de sus problemas físicos, Rodríguez espera retomar las riendas de su carrera el próximo año, que será el último de su actual contrato. El criollo llegó a Boston durante la fecha límite de cambios de la temporada 2014, en la transacción que envió al veterano relevista Andrew Miller a Baltimore.

El serpentinero promedió 93-94 millas por hora con su recta entre 2015 y 2019, llegando a tocar las 96 mph. en ocasiones durante esa última zafra. Será interesante ver si Rodríguez mantendrá su velocidad en las primeras de cambio tras regresar, aunque de cualquier forma, el simple hecho de su retorno al montículo será motivo de celebración para todo el beisbol.

«Le pregunté a los doctores si era algo que me iba a afectar por el resto de mi vida, si era algo que iba a arruinar mi carrera. Y ellos me dijeron que debía tener paciencia y dejar que sanara», contó el carabobeño. «Fue difícil no poder saltar al terreno con mis compañeros este año, pero confío en que allí estaré para la próxima».

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta / @AndresEspinoza

Foto: MLB

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *