Este sábado fue la culminación de un ciclo para el venezolano Álex Ramírez en la Liga Japonesa de Beisbol, luego de que dirigiera su último compromiso con los Yokohama DeNa BayStars, en una victoria sobre los Gigantes de Yomiuri de cinco carreras por cuatro en el último juego de la temporada regular en el circuito central.

Ramírez, quien había estado al frente de la divisa desde 2016, dejó récord vitalicio de 336 ganados, 337 reveses y 19 empates en su paso por Yokohama. El criollo llevó al conjunto a los playoffs en tres oportunidades, incluyendo en 2017, cuando alcanzó la Serie de Japón.

Desde hace varias semanas se comenzaron a filtrar reportes que aseguraban que «Ramichán» abandonaría su cargo al final de la campaña, mismos que luego fueron confirmados por el propio capataz tras quedar eliminado de la carrera por el banderín de la Liga Central.

Se marcha sin remordimientos

«Asumo completa responsabilidad», le comentó Álex Ramírez a la prensa nipona en ese entonces. «Pusieron a un gran equipo frente a mí. Tomo todas mis decisiones en base a los números y a mis instintos, así que me voy hoy sin arrepentimientos».

Luego de que el conjunto quedara eliminado de los playoffs el año pasado, el dueño Tomoko Namba le asomó a los reporteros que la temporada 2020, básicamente, sería de ganar o hacer cambios. Se tiene previsto que el dirigente del equipo de granjas y exlanzador estelar, Daisuke Miura, sirva de sucesor de Ramírez en el cargo.

A pesar de su despedida, el venezolano, quien fue homenajeado en el Estadio de Yokohama este sábado, tiene muchas razones para sentirse orgulloso de su trabajo, pues ningún mánager del conjunto ha ganado el banderín desde que lo consiguiera Hiroshi Gondo en 1998, y Ramirez fue quien más cerca estuvo de hacerlo desde entonces, cuando culminó segundo el año pasado.

No la tuvo fácil

Además, el exjugador sufrió varias bajas de peso rumbo a la pasada temporada, pues los BayStars perdieron al toletero Yoshitomo Tsutsugo (firmó para jugar en MLB) y al lanzador Katsuki Azuma (cirugía Tommy John) Sumado a ello, otras piezas valiosas del equipo estuvieron lidiando con molestias físicas, tal como los pitchers Taiga Kamichatani, Shota Imanaga, Kentaro Taira y el slugger Tyler Austin.

Como pelotero activo, Álex Ramírez se convirtió en el primer jugador nacido fuera de Japón en sumar 2.000 imparables en la principal liga nipona. El criollo defendió los colores de los Yakult Swallows, Gigantes de Yomiuri y DeNa BayStars en su  carrera.

Escrito por: Andrés Espinoza Anchieta / @AndresEspinoza

Foto: www.baystars.co.jp

By admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *